Dep. de Religión IES E. Juan de Villanueva

Archivo para la Categoría "4. EUROSCOLA"

EUROSCOLA 2017: EL SUEÑO DE SOFÍA

Corto con el que participamos en esta edición del concurso promovido por   la Oficina de Información del Parlamento Europeo en España, en colaboración con la Representación en España de la Comisión Europea, la Secretaría de Estado para la Unión Europea (Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación) y en esta ocasión con la colaboración especial de la Embajada de Italia.

 

Anuncios

Premio EUROESCOLA 2011

El pasado día 7 de octubre, los alumnos de Religión de Bachillerato disfrutaron del premio obtenido en el concurso EUROESCOLA después de haber obtenido la primera y segunda posición en la edición 2011.

El premio consisitió en un fin de semana en Llanes en el que disfrutamos de esta bella localidad y del paisaje de su entorno.

Además del casco urbano de Llanes, visitamos la playa de Poo, los bufones de Arenillas en Puertas de Vidiago e hicimos senderismo(11Km) por la Senda Costera (Puertas de Vidiago-Bufones de Arenillas-Andrín-Llanes).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

EUROESCOLA: Los alumnos de RELIGIÓN de Bachillerato primeros y segundos de Asturias

¡¡¡¡Extraordinaria participación y mejor resultado!!!. Los alumnos de RELIGIÓN de 2º de Bachillerato han ganado a nivel regional y sus compañeros de 1º de Bachillerato han quedado en segundo lugar en el programa europeo EUROSCOLA que en la presente edición tenía como tema el voluntariado. Desde el primer momento los alumnos mostraron gran ilusión y prueba de ello son los estupendos trabajos que realizaron. Todo un ejemplo de buen hacer.

Aquí exponemos algunos de los trabajos del equipo ganador:

UN MUNDO SIN VOLUNTARIOS

Integrantes del equipo ganador

A la hora de imaginarnos un mundo sin voluntarios, nos referimos a la ausencia de aquellas ayudas desinteresadas a los más desfavorecidos.
Los voluntarios nos ayudan en todo tipo de necesidades básicas, tales como alimentación, hogar y servicios sanitarios. Si careciéramos de ellos, la sociedad entraría en una crisis humanitaria, se empezarían dar casos de muerte por inanición, hipotermias, enfermedades…
Parte de su actividad está dirigida a ayudar a personas mayores o incapacitadas. Sin ellos no podrían realizar muchas actividades imprescindibles, como hacer la comprar, limpieza del hogar, acudir a una consulta médica… Muchas de estas personas no suelen tener familia, o esta no se hace cargo de ellos, por lo que, además de realizar este servicio, les hacen compañía y les aportan el cariño imprescindible para realizarse como persona.
Los voluntarios, además de este tipo de actividades con un carácter más doméstico, despliegan su actividad en otros países con otros problemas. Un claro ejemplo podemos encontrarlo actualmente en la actividad desarrollada, en países que padecen una situación de conflicto civil, como Libia, u otras, como Japón, que han sufrido un terremoto, un tsunami y está en una situación de alarma nuclear. Su labor se hace imprescindible y son la avanzadilla de cualquier solución futura.
Finalmente, sin voluntarios, se perderían muchos de los valores que nos transmiten, tales como la solidaridad, el altruismo, la justicia, la concordia… Frecuentemente, nos encontramos con la actividad de los voluntarios que suscitan silenciosamente un modelo de vida.
En conclusión, se nos hace inconcebible imaginar una sociedad sin voluntarios ya que siempre hay alguien dispuesto a ayudar a otros que viven una situación precaria. No podemos permitirnos el lujo de despreciar la labor, tantas veces callada, de los voluntarios. Su actividad es insustituible. El mundo sin voluntarios sería difícilmente habitable.

Voluntariado

Por desgracia el mundo vivimos no es perfecto, está lleno de gente desfavorecida que carece de recursos, que padece dificultades y a la que se le niega la dignidad que, por el mero hecho de ser personas, merecen.
Mirando a nuestro alrededor descubrimos que muchas personas ni siquiera disfrutan recursos básicos como son la alimentación o un techo donde cobijarse, aspectos estos que lejos de ser un lujo están recogidos en distintos documentos como derecho. Para ayudar a estas personas a vencer estas dificultades, entra en juego el papel del voluntario, esa persona que a cambio de nada hace mucho en nuestra sociedad, sin obtener nada más que una sonrisa, un simple gracias o la satisfacción de irse a dormir con la satisfacción de haber hecho lo debido.
Sólo en España hay más de 30.000 personas en la calle que carecen de medios y que no les queda otra opción más que mendigar y suplicar por llevarse algo a la boca. En este campo la presencia de los voluntarios es especialmente significativa que emplea desinteresadamente su tiempo, para hacer la vida más fácil a estas personas invisibles para una sociedad cada vez más individualista y ensimismada en sus quehaceres cotidianos.
Todos estamos llamados a poner nuestro granito de arena para hacer del mundo un lugar más habitable. No podemos escudarnos en nuestra ocupación, ni en nuestra incapacidad par dar la espalda a una actividad que cada día es más urgente. Todos podemos, debemos colaborar y por pequeño que sea nuestro esfuerzo será bien recibido y agradecido.
Hemos descubierto que la motivación es un aspecto esencial en el trabajo con voluntarios. Es muy costoso captar y formar voluntarios para que desempeñen adecuadamente las tareas encomendadas, participen en el desarrollo de la organización, y permanezcan en ella. En el trabajo remunerado, la percepción de un salario constituye un elemento clave a la hora de fijar al empleado a su puesto de trabajo. Sin embargo, el voluntario no es un asalariado y la recompensa, en ocasiones, no es fácilmente identificable.
A este inconveniente se une otro, la actividad del voluntario no es un hobby y por ello se les debe exigir responsabilidades lo que en una sociedad tan materialista como la nuestra es difícilmente conciliable.
Todos estos elementos hacen que el análisis de la motivación del voluntariado sea algo complejo y difícil de analizar.
Actualmente, dada nuestra juventud, no somos voluntarios pero colaboramos esporádicamente con ONGs que desarrollan actividad en nuestro entorno y somos conscientes de que hay personas que nos necesitan.

Carta enviada a una ONG ofreciéndose como voluntario

Trabajo sobre barreras arquitectónicas

Dear “Europe against poverty”,

My name is Marcos Lopez, I am nineteen years old and I live in Gijon, in the north of Spain. I have already finished this university course and I would like to cooperate with a charity organisation. I must say that, when I saw one of your posters, it really impressed me. I don’t even know if you have any office in my city or in Spain; however, I would be delighted to work with you.

I think this job would be perfect for me, because I like to work with young people and, in my city, there are many people, many of whom are children between five and fourteen; surely they would enjoy an activity just for having fun in the morning and afternoons. Not only Spaniards, but also Latino Americans, Africans, etc I have some friends in other Spanish charities that can help us in this project. We can organize many events such as trips, meetings with local people and football matches. Children can stay in a hostel which is property of Gijon’s Town Hall. In my opinion, it is one of the best hostels in the city.

I’d like to know your answer as soon as possible because I am very excited about this opportunity, and I will not disappoint you if I get the chance. Whatever the case, I’m determined to lead this proyect. In fact I was thinking of applying for a subsidy of the European Voluntary Service to finance this idea that I have in mind. If you don’t like this idea, I am also opened to suggestions about anything you want, as helping older people.

Looking forward to hearing from you as soon as possible,

Marcos Lopez

Las cosas de la vida

  Estamos con Doña Manuela García Pedrero de 75 años que nos dará su opinión sobre el voluntariado  y nos comentará las dificultades que encuentra día a día.

–       Buenas tardes Doña Manuela

–       Buenas tardes Beatriz

–       Comenzaré preguntándole sobre el voluntariado, últimamente hay mucha gente que se anima a ayudar a personas mayores  en sus casas y en sus actividades diarias. ¿Qué opina usted de esto?

–       Me parece extraordinariamente bien que haya personas que dediquen su tiempo gratuitamente a otras personas, ya que tengo muchos conocidos, amigos míos, que tienen dificultades  en sus actividades cotidianas y si no fuera  por estos voluntarios, tendrían que contratar a personas y esto no se lo pueden permitir  económicamente.

–       Estoy de acuerdo con usted Manuela

  (La señora me interrumpe)

–       Por favor Bea  tutéame,  que estoy en la flor de la vida (se ríe).

–       Como  quieras. Sigamos. ¿Tienes algún voluntario ayudándote con las tareas de tu casa?

–       No la verdad es que  en la actualidad no, ya que por el momento me arreglo  con mis hijas. Actualmente solo necesito ayuda  para  ir a la compra ya que debido a mis dolencias no puedo acarrear pesos. Entre tu y yo, estos huesos míos ya no están para  nada, paseítos y poco más (se ríe).  Aunque estoy hecha una veinteañera… (se ríe).

–       No lo dudo Manuela, parece que tiene 20 años se conserva fantásticamente. (me río).

–       Gracias (se ríe a carcajadas).

–       Bueno sigamos con lo nuestro, ¿le gustaría en un futuro tener ayuda de algún voluntario?

–       Si, en un futuro me gustaría ya que me estoy haciendo muy mayor y no quisiera ser una carga para mis hijas. No quisiera que me recordaran de esa manera…

–       ¿Te encuentras con muchas dificultades en tu día a día?

–       No la verdad es que en este momento no solo necesito ayuda para ir a la compra por lo demás soy totalmente independiente además me gusta sentirme así.

–       ¿Podría describirme alguna experiencia de algún conocido suyo que esté siendo ayudado por un voluntario?

–       Pues recuerdo que mi amiga Rosa cuenta con la colaboración de una chica que va a su casa varias veces por semana y sale a pasear con ella. Rosa está impedida en una silla de ruedas y de no ser por esta chica tendría muy difícil salir a la calle. Además, esta joven realizó gestiones para ella y creo que está a punto de recibir una ayuda para acondicionar su casa. Sin duda esta chica fue una bendición para Rosa.

–       Por último Manuela: ¿Algún familiar suyo realiza trabajos de voluntariado?

–       Pues la verdad es que no, pero últimamente mis nietos comentan que les gustaría colaborar con alguna ONG que atienda a niños en riesgo de exclusión.

–       Esto ha sido todo. Muchas gracias Manuela. Ha sido un placer charlar con usted.

–       De nada. Vuelve cuando quieras. Me he divertido mucho.

CARTA DESDE HAITÍ

EUROSCOLA: Nuestro Trabajos

Alumnos de 1º de Bachillerato participantes en el proyecto

Estos son algunos de los trabajos realizados por los alumnos de 1º de Bachillerato que participan en el programa Euroscola  promovido por la UE con motivo del “Año europeo del voluntariado“. En este artículo sólo aparecen los trabajos de los que conservamos copia ya que el resto fueron realizados online:

Nuestra valoración sobre el voluntariado.
En este apartado presentamos nuestra valoración sobre el voluntariado. Hemos intentado hablar de todas las ideas planteadas, por lo que cada uno de los párrafos resume un aspecto diferente.
Según nuestro parecer, la labor asistencial que se desarrolla en nuestra sociedad y la mayor parte de las labores de cooperación que se desarrollan en el ámbito no serían posibles sin la presencia de los voluntarios. Pensamos concretamente en la labor de Protección Civil, la asistencia a las personas mayores y otros colectivos sociales en riesgo de exclusión, la actividad de las ONGs… En definitiva, nuestra sociedad, nuestro mundo se vería seriamente afectado negativamente si los voluntarios desaparecieran, y por lo tanto, brotarían nuevas formas de injusticia hasta la fecha inimaginables.
Es lógico pensar que tiene que haber algo que motive o mueva a esos voluntarios. Sabemos que el voluntario no busca recompensa material. Su vocación no es esta. Más bien entendemos que lo que guía sus pasos es la actitud de servicio y la satisfacción de sentirse útil. Disfrutar ayudando y desde esta actividad ayudarse a uno mismo. Hacer crecer y crecer a la vez. Ser conscientes que con pocos medios y mucha voluntad puedes conseguir organizar mejor un evento o hacerle la vida más fácil a una persona.
Aunque número de voluntarios suponga un pequeño porcentaje respecto al total de la población juvenil, no hay que desesperar. Cada día somos más los jóvenes que se preocupan e interesan por esta actividad. No es la preparación, ni la valía personal. Todos y cada uno de nosotros podemos ser voluntarios, aunque nuestra actual forma de vida (trabajo, falta de tiempo libre, etc.) provoca que nos acomodemos.
Somos conscientes que con nuestra edad, la inmensa mayoría somos estudiantes, y por lo tanto nuestro tiempo de ocio se ve reducido notablemente aunque no tengamos un trabajo estable, por lo que resulta sumamente complicado colaborar de forma física y constante con una ONG, así que pensamos en un nivel de compromiso más esporádico para ir adentrándonos en este apasionante mundo.
Actualmente, varios de nosotros colaboramos con una ONG de carácter local de forma permanente y, hasta ahora, no descartamos la posibilidad de unirse a otra organización, sea local o de carácter nacional o internacional. La carencia de tiempo no puede ser coartada para quedarnos con los brazos cruzados.

Jésica

ENTREVISTA a Bernardo Torre, 84 años
Hoy hemos entrevistado a cerca de su opinión sobre el voluntariado de jóvenes con mayores en la actualidad a Bernardo Torre, un hombre de 84 años de esta localidad que actualmente vive en una residencia. Las respuestas a las preguntas que le hemos formulado han sido las siguientes:
1. ¿Se encuentra usted a menudo con dificultades debidas a su avanzada edad?
Bernardo: “Sí, con más de las que a mí me gustaría. A medida que te vas haciendo mayor te das cuenta de que cada vez tienes que renunciar a hacer más actividades, y tareas tan sencillas como salir a comprar el pan o fregar el suelo se vuelven muy complicadas. Es duro, pero hay que saber aceptarlo”.
2. ¿Alguna vez ha tenido que recurrir a la ayuda de voluntariado?
Bernardo: “Sí, hace tres años, antes de venir a vivir a la residencia de ancianos. Un chico admirable venía cinco días a la semana a ayudarme con las tareas de la casa”.
3. ¿Le fue útil su ayuda?
Bernardo: “¡Por supuesto! Más que útil, fue necesaria. Yo ya no podía hacer ciertas cosas por mí mismo. Al principio me costó aceptar que necesitaba ayuda, y he de reconocer que me dio algo de vergüenza. Pero el chico que vino de voluntario era muy comprensivo y agradable, y totalmente desinteresado. Pronto le cogí cariño, e hizo que mi calidad de vida aumentase considerablemente. Gracias a él, pude llevar una vida prácticamente normal. No sé qué hubiese hecho sin su ayuda”.
4. ¿Qué opina del voluntariado de jóvenes con personas mayores en general?
Bernardo: “Personalmente, creo que es admirable que los jóvenes dediquen su tiempo a ayudar a personas mayores como yo. Es un sistema que no podría ser mejor: los jóvenes quieren ayudar, y los mayores sin duda necesitamos su ayuda. Además, no sólo nos ayudan con las tareas de la vida diaria, sino que nos hacen compañía y, por lo menos a mí, cada vez que aquel chico venía a verme me alegraba el día. Ah, y siempre teníamos algo que aprender el uno del otro. Mi calidad de vida mejoró en todos los sentidos, como la de cualquier persona involucrada en la actividad del voluntariado”.

Ana

Trabajo de Irene sobre "Barreras arquitectónicas

El mundo sin voluntarios

Lucas salió de clase de guitarra un poco más tarde de lo normal. Ya era primavera y losdías eran más largos, además aquel día hacía calor por lo que decidió tomar un camino más largo para ir a casa.
Ese no se podía considerar como uno de sus mejores días. Bien pronto por la mañana, antes de entrar a clase había estado hablando con su novia y le había dicho que el próximo fin de semana no podría ir de acampada con el resto porque iba a ayudar a un comedor social con sus compañeros de la ONG de la que es voluntaria. A Lucas todo esto le parecía una estupidez y que era una manera de perder el poco tiempo libre que uno tiene sin clases o también una escusa para no quedar con él y sus amigos….
Fuera por el motivo que fuera, no paraba de pensar porqué su chica era tan tonta y se dejaba convencer por esas tonterías del voluntariado, ¡solo picaban los tontos!, eran completamente innecesarios.
De pronto, una anciana que iba cargada de bolsas de la compra le preguntó si podría ayudarla a llevarlas hasta su casa, a lo cual el le respondió que si. Cuando hubo terminado, se preguntó porque no habría gente que se ocupara de ayudar a lo ancianos con sus cosas.
Más adelante, se paró a mirar un tablón de anuncios para ver si había nuevos conciertos y vio un cartel del ayuntamiento en que pedían voluntarios para la maratón que se celebraría dentro de poco. A Lucas le pareció importante, el iba a participar y no le gustaría que estuviera mal organizado. ¿Sería a todo eso a lo que se refería Clara cuando hablaba de su labor como voluntaria?
Llegó a casa, dejó su guitarra en su cuarto cuando de pronto su madre le llamó que fuera a salón. Estaba viendo las noticias. Había habido un terremoto, el no sabía en dónde exactamente pero parecía una zona de Sudamérica. Aparecían imágenes que mostraban un lugar completamente devastado y con muertos y heridos por todas partes. Lo primero que Lucas pensó fue que necesitarían mucha ayuda.
En cuanto acabó de cenar salió al balcón y después de darle vueltas todo lo sucedido a lo largo del día se dijo a sí mismo: en verdad, si que sirve eso del voluntariado.

Paula

Carta desde Haiti

Querido Pedro:

Después de llevar aquí unos días como voluntario en la tremenda tragedia que a ocurrido en Haití, te envío esta carta explicando cómo son las cosas por aquí y lo que está ocurriendo.

Estoy ayudando a los médicos en los hospitales improvisados que hemos instalado ya que todos lo que tenían se ha venido abajo después del terremoto. No paran de llegar personas todo el día con familiares que han rescatado de debajo de los escombros y eso que han pasado ya unos días después del terremoto. La gente no tiene que comer y está haciendo cola en los sitios donde se han instalado organizaciones internacionales que han venido con ayuda humanitaria. Las personas no tienen un sitio donde alojarse para pasar la noche. Se han improvisado campamentos pero las personas viven en unas pésimas condiciones: escasean los combustibles, el agua de consumo no reúne condiciones y tememos que puedan producirse epidemias.  Aunque siguen llegando voluntarios no somos suficientes ni lo es la ayuda para abastecer la necesidad de este país.

En las calles esta todo derruido, no queda casi ninguna casa en pie y las que hay están a punto de caerse. Hay muchos  cadáveres por las calles que se están sacando de entre los escombros y está empezando a ser peligroso salir a las calles ya que empiezan a formarse bandas que están robando porque no tienen que comer.

Por parte del gobierno de este país no ha dado señales de cómo piensa ayudar a sus conciudadanos para que puedan reconstruirlo y volver a la normalidad. Sólo se sabe que algunos países europeos ya están enviando dinero y ayuda humanitaria pero las cosas que aquí nos llegan son muy pocas y estamos quedándonos sin material para poder ayudar a estas personas.

Estamos muy cansados pero nos sentimos tremendamente reconfortados. Ver a los niños volver a reír es la mejor de las recompensas que hubiésemos imaginado.

Después de leer esta carta espero que te replantees la posibilidad de venir a ayudarnos. Si finalmente no lo haces, busca la forma  de incorporarte a algún programa de cooperación al desarrollo. Estas personas necesitan más que nunca la colaboración de todos para poder salir adelante, para mirar al futuro de frente.

Un saludo desde Haití,

Fernando

Cartas a una ONG ofreciéndose como voluntario

Dear Sir/Madam,
I am writing to you in regard to your advertisement searching for volunteers. I have seen it on the internet and I thought it was a wonderful opportunity so as to help other people.
I am a twenty five year-old woman who has just finished her university studies. I am really interested in helping people; that is the reason why I am also a volunteer at a local NGO. Among my hobbies the most remarkable would be travelling specially to underdeveloped countries because I like very much to be in contact with common people, to know their needs and their hopes, and how they live in such conditions. So I have thought that If I can help others while I am doing something that I really like that would be perfect.
Apart from Spanish I can also speak English and Russian, so I can go to any country (within the UE)in which one of these languages are spoken. I have no date restriction but it would be better for me not to go in July ( I will probably be doing a Russian course). Once I obtain the admission there in the NGO, I can teach Languages to children, give food to people who does not have any or help in the rebuilding of houses. Although I have no hurry in your answer, it would be better if you answer to this letter the sooner the better as I am going to submit a request subsidy to the European Voluntary Service
Thanking you in advance, I am looking forward to hearing from you in the near future.
Yours faithfully,
Sara

Dear Sir/Madam,
I am addressing to you in order to take part in the project you are dealing with and I would be very grateful If I could get involved in it and I also believe that I am the kind of person you are looking for, as I meet all the requirements.
When I watch the news or when I read in the newspaper tragedies like the one in Haiti or the last one in Japan, I feel really sorry and deeply sad. That feeling is very strong but not so strong as the pain that these people that had lost some members of their families are facing. So I though “how can I be passive towards a situation like that?” That is why I have decided to be no longer passive and to do something about it. Besides, that gave me a fresh impetus to the decision so as to write this letter. I am aware of the fact that I am only a teenager but if I am allowed to do it I think I may go to Japan to help for instance taking care of children that had lost their parents or something similar. My parents support me with this decision they told me that I was grown up and that if that was my decision they would have nothing to say about it; something that I am very proud of it.
I would like to ask you not to give up the idea of giving me this wonderful opportunity just because I am a minor, I am really aware of current situation in all over the world and the more we are, the better it would be for those in need. I prefer going to Japan straight forward, but if it is not possible, I can do whatever you want here. I can organize demonstrations, collect signatures, and organize events to earn money to send it from here to help people there. I am really capable of doing that, I understand that I need to start with small things before doing bigger ones But in the future I’m sure that I will be able to become a well- qualified volunteer.
Thank you very much in advance and I am looking forward to hearing from you soon. Please do not hesitate contacting me whenever it is required.
Yours faithfully,
Álvaro

Programa EUROSCOLA

Los alumnos de Religión de 1º y 2º de Bachillerato participan en el programa EUROESCOLA convocado por la Oficina del Parlamento Europeo en España.

Coincidiendo con el AÑO EUROPEO DEL VOLUNTARIADO 2011, el tema central de esta edición, tendrá por objetivo fomentar el voluntariado entre los jóvenes en el marco de la Unión Europea.

Proximamente publicaremos en esta web los trabajos realizados por los alumnos.

Para saber más:  http://www.euro-scola.com/competicion/

Nube de etiquetas